Loading...

jueves, noviembre 19

BARATO Y EFECTIVO


Una mediana ola suicidógena anda sobrevolando Buenos Aires y grandes centros urbanos. Con las novísimas formas del neoliberalismo, tal como paco y otras ingestas. El hecho al que vamos a referirnos ocurrió el fin de semana pasado. Matrimonio joven, treinteañeros,m más de una década, dos chicos, una nena de diez y un bebé de 8 meses. De pronto, durante tres días seguidos sin parar el consorcio de vio alterado por uno de esos despelotes de padre y señor y señor mío, y si todas las peleas matrimoniales son agrias ventilar trapos sucios de una década con todas las fiestas familiares, promesas incumplidas...
Ah..., él iba a cumplir tres años sin trabajo, salvo alguna changa.
Al tercer día, portazo, los nenes no lloraban, pero algunas vecinas la vieron irse a ella con valijas y bagayos. La casita de los viejos. Después más silencio. Y a los dos días, la policía. Cantidad de canas. Como si se hubiera roto un año. Precintada la vereda. Control de acceso. El había taponado bien todos los resquicios del cuartito con las cosas de limpieza, cerrado por dentro, siempre todo en silencio, y comprado uno de esos braseros parrillita, el de los restoranes, el que se lleva a los picnics, lo llenó con una bolsa de carbón, hojas de diarios viejo y fósforos.
En la década del 50 y principios del 60 fue un método que estuvo de moda. Ahora comprarse una 4 x 4 de 50 mil dólares y darle de frente a 150 a los camiones del Mercosur con toda la familia adentro. Los bomboneros ventilaron bien el dos ambientes y los de Tribunales sellaron la puerta con dos fajas.
Sin mayores explicaciones.
Algunas vecinas viejas que más habían tratado sollozaban ya sin entusiasmo y en voz baja formulaban preguntas y alternativas de solución, bien pelotudas, de las de siempre.
Uno escuchó a un cana de civil que venía bajando y que comentaba:
-Y tené en cuenta que una bolsita de carbón, ¿qué te puede salir? ¿Cinco, seis mangos? Así que agregale a lo efectivo del monóxido lo barato de la materia prima y la cuenta le salió redonda, pobre tipo.