Loading...

sábado, agosto 28

TODO BICHO QUE CAMINA VA A PARAR AL MOSTRADOR

Un nortino chileno, en la pasarela natural de su paisaje, muestra el flamante modelito.
Si al boludo de Galileo no se le hubiera dado por seguir mascullando su contumaz rebeldía ante los santos y castos varones del ecuánime Tribunal de la Santa Inquisición, Dios los tenga en la gloria, y en cambio ir y registrar el después famoso E puor si muove, quizá no tanto él, pero hoy sus descendientes tendrían un fangote de guita. Lo mismo con Pitágoras, un griego descendiente de los Naboletti, que de aburrido se puso a hacer teoremas y después no pasó por las oficinas de Derechos de Autor. Esta vez, en medio del drama y el dolor, los atacameños del gobierno del ultrayupi Sebastián Piñera sintieron que algo les picaba del lado de la tierra, no en las cuents de banco, y fueron y le soplaron al oído a los familiares para que pusieran a buen recaudo, como autoría intelectual y objeto de creación, la leyenda que sacudió a Chile y al mundo, cosa de después vender los derechos a los que estampan remeras y vamos y vamos.
Si los que todavía están abajo la están pasando apenas un poco menos mal y se hace lo posible por llegar lo antes que se pueda y sacarlos, en la superficie los familiares se han comido hasta las uñas. Hay algunos que estaban en Santiago y al enterarse salieron con lo puesto, abandonando trabajo, al perro y al loro. ¿Quién les paga? Los humanitarios dueños de la San Esteban, que son los mismos de la bendita San José, que venían facturando 20 millones de dólares al año, ya dijeron que no van a poner un cobre, literalmente expresado, en los rescates e indemnizaciones. Los juristas chilenos se dan con la cabeza contra las rocas buscando el resquicio legal para echarle mano a los patrimonios personales pero se olvidan que en toda sociedad capitalista el andamiaje judicial está hecho para proteger el saqueo y otras beneméritas, no para proteger a débiles y pobres, que si son tales algo habrán hecho, viejito.
Los familiares también registraron la leyenda CAMPAMENTO ESPERANZA con una imagen de las carpas que los cobijó y alguna otra cosita. Como se ve en la foto, las remeras ya se empezaron a vender. Incluso el impreso es sobre un cuadriculado de cuaderno para que sea idéntica a la leyenda original. Esperan que los curiosos, fetichistas y cholulos de la Sociedad de Consumo, más algunas cuantas almas fraternas, echen mano al bolsillo y no se lleven tanto un souvenir del sufrimiento como entre todo arrimar unas rupias que ayuden a sobrellevar estos meses muy duros de espera y el 2011.
Ya se ha dicho en el mismo Chile y lo repetimos: 2011 de desocupación. Los van a dejar en bolas a Los 33 y al resto de los otros casi 400. ¿O todavía los mecanismos de defensa y de invisibilización creen que todo lo que se ha venido diciendo de las mineras era propaganda bolchevique? Que el hombre es lobo del hombre no le pertenece ni a Marx ni a Lenin. Y de este lado de la cordillera, para no andar haciéndonos los olvidados, un tema en el que sentamos escuela y somos mejor que La Pulga Messi, desde el menemismo para acá, sobre todo en esta última etapa, con el mejor discípulo del riojano, la minería es la actividad que más ha crecido: arriba del 1000%.
Guarda al hilo, como dijo el cordobés.