Loading...

jueves, julio 28

EL CHECHO SE VIO EN LA FINAL Y RESULTO SER EL FINAL



"Me veo en la final", declaró El Checho Batista, muy suelto de cuerpo y convencido, después del rotundo 3 a 0 que se le infligió a Costa Rica. Sólo los que no quisieron ver dejaron pasar su cara contraída por un estertor, un rictus electrizante cuando el árbitro pitó el final del alargue frente a Uruguay y se venía un inexorable destino desde los doce pasos, detalle que el relator del video de arriba no deja pasar por alto. Carlitos Tevez, nominado El Jugador del Pueblo e impuesto en la formación, vino justo a chingarle y patearle a las manos del arquero charrúa. Encima, hasta tuvimos postre: "No les entiendo la bronca a los argentinos", volvió a retarnos el Pepe Mujica, que por lo menos no vino a cumplimentar la payasada de práctica de los primeros mandatarios y asistir a la consagración del equipo de su país frente a Paraguay. "La verdadera final se jugó en cuartos y allí ganamos nosotros por el penal que atajó Muslera", agregó, mirá si se iba a dar sin abrochar su versión.
Un caballerazo, dentro de todo. Pero dejá nomás: ya te la vamos a devolver...
Aunque ojalá fuera lo único que no entendiera y el único que ande corto de entenderas el ex tupamaro. El volcán chileno dio su manito con la fumata y democrático reparto al viento de cenizas. Bueno, cenizas para las Aerolíneas Argentinas que regentea el Recalde Jr. porque la LAN chilena que era propiedad de Sebastián Piñera siguió volando lo más chota y a las delegaciones a la Copa América 2011 se les borró la raya viajando en micro, de una punta a otra del mapa, cosa que los hermanos del interior entiendan que lo de la federalización no es joda. Y también ojalá hubiera sido el único desaguisado. Desde el piso de ese monumento al despilfarro de nuevo rico que es el Estadio Unico de La Plata, que tiene un techo que es una belleza, claro, ni dudar, pero un piso donde que se desconche el césped es lo más liviano, por lo que resultaría ir viendo la viabilidad de jugar allá arriba, cabeza abajo, porque la refundación del país ya está dando para todo, el resto fue un primor de desorden a la argentina. Hasta tal punto que en casi todos los estadios habilitados quedaron sin terminar la pintura. Las acreditaciones a los periodistas de toda nacionalidad y pelaje pasaron al rubro turismo de aventura. Y eso que todavía no se sabe el costo final de la festichola porque en una de esas hasta salió más cara que el Mundial 78, lo que sería una marca digna de destacarse.
No se sabe y punto. Quizá nunca se sabrá. Y en lo futbolístico menos mal que las fuerzas tectónicas liberadas, el tsunami y las radiaciones atómicas hicieron que Japón decidiera no venir. Ganaban. ¿Que qué hacían los ponjas en una Copa América? No es el único dislate e irracionalidad que propugna el fútbol. En el video del final véase a la primer mandataria y su concepción bolichera del viejo soccer y en una de esas le puede entrar en la cabeza por qué nuestros hermanos bazucas erraron cuatro penales. El energúmeno de Lula da Silva, un precursor del Tano Pasman, todavía babeando espumarajos de su irreprimible fanatismo, alcanzó a balbucearle a la prensa: "Yo, por lo menos, hubiera metido uno."
A pesar de haberle firmado contrato hasta el 2014 tres semanas antes, cuando el lugar común dice que la AFA no echa nunca a ningún entrenador, el lunes pasado apenas tardaron segundos para sacarle la roja a Sergio Batista, parece que lo reemplaza Alejandro Sabella, ya se verá la negociación de las pilas de guita por los cuatro años de sueldos, premios y otras regalías, total está la guita dulce del Estado, y el resto de la reunión se la pasaron divagando sobre la orden gubernamental de cambiar el campeonato, sacudir la modorra, todo lo que es envoltorio tiene que lucir a nuevo en el gobierno revolucionario que desde el Más Allá comanda El.
Para colmo nada menos que al vocero oficial de la AFA se le ocurre decir adelante de todos, cuando empezaron a ver que el nuevo campeonato con 40 equipos y otras delicadezas dignas de la egiptología era lo más parecido a una cagada ilustre entre las muchas de los últimos tiempos, que si no hubiera sido por el quilombo (sic) que armó River yéndose al descenso, acá no pasaba nada. ¡Para qué! Nosotros, en su momento, subidos al banquito de la cultura, quisimos ver otra cosa, pero hay que ser modestos, sobre todo en un país donde no hay nadie que sepa todo lo que hay que saber sobre sexo, economía, política, fulbo ni hablar y otras yerbas, muchas otras yerbas.
El verso esgrimido otra vez es la federalización de un gobierno que si algo lo caracteriza, entre muchas otras cosas, es su salvajismo unitario. Además, con la clásica pérdida de memoria, si se mira al engendro dos veces, salvo un poco de maquillaje es un vulgar Copie y Pegue de la estructura que en 1967 impuso Valentín Suárez, ex secretario privado de Eva Perón, uno de los peronistas liberales que ya en 1959 impuso la economía de mercado en el fútbol que pregonaba hasta la disfonía un adelantado como el capitán ingeniero (RE) Alvaro Alsogaray, y que en 1967, a pedido de Onganía, lo reestructuró sobre la base de la división militar del país para que los del patio del fondo, gallinero y aledaños vieran en vivo y en directo por lo menos una vez al año a River y Boca, sobre todo, de modo tal de remozar las arcas secas de todos los clubes de la Reina del Plata. La tevé, aunque en ByN, empezó a regir de viernes a domingos. Ahora, con unos 40 equipos todos juntos, de jueves de domingos, pero seguramente empezando todos los días con el toque de diana y un cortadito con medialuna, estaremos como queremos. Teóricamente unas 80 horas corridas de fútbol en vivo y en directo, para colmo gratis y el living como universo, no es moco de pavo.
La ley borgiana de la democracia como curiosa demagogia de las estadísticas ha quedado patéticamente expuesta a la luz del sol. De un plumazo podía entenderse que descendían los 20 de primera o que subían los 20 de la B. Para el caso es lo mismo. También va a haber zonas, clásicos cruzados a dedo, pero por sobre todo, trasvasando lo esencial, otra vez los berretines industrialistas de los neodesarrollistas emparentándose con Dios y queriendo fabricar en serie nada menos que los antagonismos futboleros, algo que ya intentaron Macri, Menotti, TyCSports y el multimedios marplatense La Capital con los éxitos, culo al viento, que quedaron a la vista. Las leyes del juego son sagradas, más viejas que el viento y no se las manosea porque se paga con la vida.
Andando los días, sin embargo, apareció otro que se adjudica la autoría, aunque de algo más prolijo. Es el mendocino Daniel Vila, no precisamente a partir de un caramelo con el dúo Grondona-Meizner, socio de Francisco De Narváez y El Chupete Manzano, dueño de canales de tevé y multimedios a rolete, quien se augura que va a ser el próximo presidente de AFA en octubre y hace rato pregona con terminar el virreinato de la Pampa Húmeda en el fútbol e incorporar los 3 mil clubes del interior. El apresuramiento en el cogoteo de gallinas, más la inminencia de elecciones de todo tipo, hizo que lo que aparentemente se venía hilando fino para que River no se quede tanto tiempo en los sótanos, para colmo abandonado al albur de los resultados de los partidos, fue lo que coronó el aventurerismo porque Vila no oculta hasta precisas reuniones con su tocayo Daniel Pasarella.
Pero ahora el mamarracho es sobre todo tirando a bien bizarro, está como para una Bienal de Venecia de los '60 y  fueron tirados sobre la mesa por lo menos 1,2 mil millones de pesos para cubrir los gastos de tevé directa y propaganda oficial que imponga aunque sea por un ratito la realidad virtual del paraíso sin igual que se está viviendo, aunque desde el 2003 la muerte de un menor cada 28 horas a cargo de balas oficiales, según la  base de datos de la CORREPI, y lo que acaba de suceder en Jujuy, para sólo hablar de lo último, porque viene habiendo para todos los gustos a pesar de las gárgaras en cuanto a que jamás criminalizaran la protesta social, intenten vanamente un tibio desmentido desde la ratio. La pueblada en Ayacucho por el asesinato de una bebita de tres meses aparentemente consecuencia de un asalto al voleo, con copamiento espontáneo de todo el centro de la Capital del Ternero y hasta el intento de cogoteo al intendente justicialista que quiso poner la cara y tranquilizar los ánimos, parece no corresponderse mucho con las orgías en los supermercados gracias a casi el 10% de crecimiento en el primer semestre en curso. Más bien lo contrario y, más insólito todavía, no ha aparecido ni siquiera el aventurero de turno que trate de explicar lo inexplicable en un país que sólo falta que llueva para arriba. Una lástima que al argumento que el recurrente descontento generalizado de los argentinos es consecuencia de esa opulencia natural que Dios ha sabido darnos ya lo gastaron los milicos en el famoso Viborazo cordobés de 1970.
A todo esto, el despelote en el gallinero adquirió solito tal volumen, como es de práctica en estos casos, que otra vez solapadamente de la Rosada, sin abandonar jamás la aristocrática arrogancia que saben lucir sólo los plebeyos, anunciaron presuntas mesas redondas reculadoras que no hizo nadie, desmentidos cuando ni siquiera habían tenido tiempo de mentir con todas las letras y el parche quedó en que se va a discutir en democrática asamblea antes que termine el 2011 y no el 18 de octubre, como se había dejado saber, que es cuando don Julio renueva su mandato y pensaban tirar el chico bobo como el gran logro a menos de una semana antes de la todavía segura reelección de Cristina, sobre todo con el apoyo irrestricto y principista del saadismo catamarqueño, el quincho flamante de De la Sota en Córdoba que se puso en duro blandiendo el retaceo y hasta el mismísimo retorno triunfal del Chango de Anillaco, con foto y todo en las boletas, dejando en el banco a un líder proletario como Gerardo Martínez, hasta no hace mucho pollo de Bernardo Neudstad en el elenco estable de Tiempo Nuevo y cantidad industrial de demandas por coimas para que los inspectores sindicales miraran para otro lado en las torres en construcción y que los paraguayos se siguieran cayendo de los andamios por falta de arneses reglamentarios y obligatorios y de toda otra medida de seguridad. Va ser cartón lleno lo mismo. En la actualidad, hace cinco minutos quedan cerca de las Cuevas de Altamira. Para la gente todavía ni desembarcaron los gallegos con Alvar Núñez Cabeza de Vaca al frente. Acerca del futuro somos varios a los que nos invade un tembleque como se cuela de la coqueluche, pero al pasado se lo han rapiñado de manera impía. Otra que el Chacho en Chile y para colmo en pata.
En otros términos, lo que sucedió es que se les quemó el pollo en el horno sin haberlo siquiera puesto. Guitarrearon peor que con la 125 y los resultados pueden todavía ser peores que entonces. Tuvieron que enfundar la mandolina a paso acelerado, en forma lo más disimulada posible, sobre todo porque venían de la garroteada electoral del domingo anterior en Santa Fe, pero donde aplicando los números como sólo ellos saben, ya que Tolomeo es hombre de Magneto, en realidad habían triunfado nuevamente de manera aplastante y al que atreva a retorbarse,  cuerpo a tierra, so mierda, salto e'rana, leer de corrido las estadísticas del INDEC, repetir Sí, papito y en el quiosco de la esquina prohibir la venta de Clarín y los otros pasquines inmundos y asqueantes del monopolio, sirvientes de la oligarquía y la sinarquía internacional.
Con gran sentido de la oportunidad, dada la repercusión tenida con el spot televisivo por el asesinato del joven trotkista Mariano Ferreira, Carlitos, en una escapadita antes o después de errar el penal y dejarnos con la ñata contra el vidrio,  se volvió a catapultar en el terreno de su compromiso social con un pañuelo blanco en la cabeza y dado oficialmente varias vueltas olímpicas en la Plaza de Mayo de los jueves, de las manos de las madres, en una semana donde hubo paros de todos los colores en las obras interruptus de Sueños Compartidos y cuando oficialmente el gobierno anunció que le retiraba a la Fundación el manejo de los fondos, cosa de que los que quieran entender no necesiten muchas palabras. A veces hasta da cosa.tratar de imaginar cómo se llegó hasta esto y planear de esa forma en el sótano. La Ley de Murphy sobre la inercia acelerada de los costalazos es fácil de entender pero cae pesada como lechón tibio de noche. Hace unos días anduvimos haciendo una incursión sobre el tema tan inútil como el agua de los fideos, pero a esta altura para colmo el país tenía cuatro ciudadanos menos en Jujuy gracias a las balas policiales contra los ocupantes de un predio de los feudales Blaquier del Ingenio Ledesma, una familia ilustre prosapia y gran linaje represor  como La Noche del Apagón en julio de 1976 y que, ahora, pasado tanto tiempo, está lejos de ocultar el cogote cruzado de sus irrestrictas simpatías con el gobierno nacional y popular, particularmente con el demonizado Guillermo Moreno, un amigo de la casa, no hay azúcar más dulce ni normas más laxas en materia de precios, faltaba más, pasen, che, hagan de cuenta que están como en su casa, hasta el gobernador también kirchnerista Walter Barrionuevo barría con su ministro de seguridad y la cúpula policial, se jugaba la última carta desesperada de mandar a la Legislatura un proyecto de expropiación de las 15 hectáreas fatales, cuando para no ser menos hasta resucitaba callejeramente un peculiar referente como el Perro Santillán, el senador radical Gerardo Morales encaraba como pato tuerto por la falta de viviendas a que se somete al pobrerío y se llenaba de retórica curiosidad acerca de los por qué cada vez que la Corriente Clasista y Combativa (CCC), de neto cuño marxista, encabeza las protestas siempre obtiene como respuesta el garrote y en cambio cuando es la oficialista Tupac Amaru, con la Milagro Sala a la cabeza, si no está veraneando en Punta del Este y en la sala de espectáculos del Conrad cuando se trata de recitales del folclórico Charly García, antes de las 24 horas aparece el gobierno nacional, apacigua todo, la cana hasta les hace la venia y corta el tránsito para darles prioridad de paso, les compran los terrenos y les adjudica la fabricación de las viviendas en cuestión en menos de lo que canta un gallo. ¡Eso es competencia capitalista a la neodesarrollista kirchnerista! La canalla de la oposición entreguista, en cambio, enfurecida e impotente, la llama capitalismo de amigos. Con el fin de cerrar la comparsa, no habían pasado 24 horas de la entrada a sangre y fuego contra los usurpadores que un centenar de familiares de policías, pertrechados de chicos, linternas y cobijas, procedían a aplicar el mismo método en un predio más al sur, pero con viviendas a medio construir, cosa de mantener las jerarquías, caramba.
Un tanto confusas las exteriorizaciones de El Modelo que encima anuncian a profundizar. Sobre todo en materias algo sensibles como los derechos humanos, a lo que remite directamente un link de más arriba, y cuando además de confundir el gesto con el acto, como si fuera poco lo mimetizan. Aunque no sólo eso. Cristina Fernández se dio el lujo de sermonear en la Rosada como una maestra de campo a un morochito que preside una republiquita africana por violaciones varias y rayarle la cancha en lo que hace que la Argentina toma en cuenta esos hechos para mantener las buenas relaciones de Estado a Estado, pero la ortodoxia se le despatarra cuando se encuentra mano a mano, por ejemplo, con el presidente de la República Popular China y hasta los chicos de primero inferior saben qué pasa con las libertades individuales en los países socialistas. ¿En qué quedamos? ¿Hasta para esto hay hijos y entenados, réprobos y elegidos?
En la Plaza de Mayo, micrófono en mano, protegida por un centenar de acorazados policías federales dependendientes del ministerio de Seguridad de la en su momento montonera Nilda Garré, Hebe de Bonafini, ante la insistencia presencia de protestones obreros despedidos y/o con los haberes atrasados, los trataba de mandados, genéricamente, degradándolos a la ignominia y a la vez reivindicando las características sacras del lugar solamente para reclamar por hijos desaparecidos, nada más. Terminaba su corta alocución añadiendo, como quien no quiere la cosa, que además seguía estando entre sus obstinados objetivos cumplir con la misión Cristina 2011, pero ni mu ya no sobre Jujuy que queda más lejos que la mierda, sino la semana del primer aniversario del homicidio policial cometido a unas pocas cuadras de allí por un suboficial de la misma fuerza que responde a la misma funcionaria, un chico del GBA de 24 años que  había sido sorprendido in fraganti cometiendo el delito de salir de trabajar y tratar de tomar un colectivo cuando para la versión semioficial que se dejó trascender el fiel servidor del orden público tuvo un tropiezo, se le cayó el arma desde la cartuchera, nadie sabe explicar cómo fue que se amartilló sola, pero sí que el proyectil 9 mm. le atravesó el cráneo al muchacho, quien quizá ya estaba muerto antes de dar con todo el cuerpo en el asfalto de la avenida Paseo Colón. Ni Fumanchú. Contra todas las leyes otra vez, pero aquí también las de la física.


Fue una semanita movida desde donde se la mire.
Por otro lado, Carlitos Tevez decidió que al Reino Unido no lo banca más, que quiere que sus hijas vayan a colegios donde el modo de vida sea más familiar con el argentino, intentó volver al Corinthia de Lula pero le dijeron nones, va a probar con el Inter, el caso es que no tiene club por la sencilla razón de su falta de adaptación a pesar del dinero en carretilla que le pagan. A todo esto, la arrogancia feudal de los neodesarrollistas que se creen hasta fuera de la ley de la gravedad pretende pechar otra vez donde ya derraparon Macri, Menotti, TyCSports y el multimedios marplatense La Capital del hispánico Iglesias, para lo cual hasta se llegó a quemar vivo a un osado dirigente opositor, un homicidio que sigue plácidamente impune engrosando la pila correspondiente. Ahora, para que exista fútbol ni han tomado en cuenta que se necesita algo más que una canchita, muchachos en pantaloncitos cortos, un cuero inflado y un soplapitos. El numen es lo que está en juego, un resbaladizo elemento que lo va conformando la historia y el azaroso entretejido de los inconscientes colectivos. Estos salvajes unitarios que pregonan el federalismo, a los que les sobra plata del yuyito, lo que van a terminar de redondear es otro gigantesco plotlatch en el sentido que le dio Johan Huizinga al exhumarlo casi a horas de que la horda nazi intentara adueñarse de Europa y sobre todo Mario Vargas Llosa al recontextualizarlo en el fútbol y sentar que ya por lo menos desde 1998 esta fase del capitalismo neoliberal ha dejado como remanente una violencia civilizada. Sin comillas y sin ponerse colorados.
Los objetivos gubernamentales están lo suficientemente claros como para enumerarlos y discutirlos. Le terminan de manotear el Nacional B a Clarín y amplían la boca de expendio de una publicidad tan aburrida como mentirosa. Al ministro de la Corte Suprema que le encomendaron la delicada tarea de jurídicamente hacer el trasvasamiento a un sistema parlamentario, de modo tal que la actual titular del Poder Ejecutivo se quede a vivir en el puesto, lo han denunciado formalmente por tener departamentos alquilados para prostíbulos. La refundación argentina que se pregona a mandíbula batiente y con prepotencia no tiene tiempo de descuento. Pero es tal el pedo histórico que portan que creen en la eternidad de la gloria deportiva. Las imágenes de más abajo remiten a la presentación en sociedad del Fútbol para Todos y de la derrapada comparación entre el embargo de los goles existentes entonces y las chupadas del Capitán Capucha. En otros términos, gordura e hinchazón cé igual, como decía el Minguito de Sofovich. Si a uno lo pilla medio flojo de vientre, esta arrasante tinelización de la cultura puede llevarnos a Retiro a hacer la cola para el Tren Bala y hasta llevar el cambio en monedas.
No se pierdan el video de más abajo, traseguenlo y después pasen a donde se rebobina todo, se llevan la pelota y no juegan más, pero todo quedará igual. Cualquier parecido con la realidad es pura casualidad. Ya están los equipos en la cancha y empieza el segundo tiempo. Puede haber alargue, penales, moneda y hasta invasión de cancha si es necesario.